FeSP-UGT muestra su preocupación por el personal de Lhicarsa si el Ayuntamiento obliga a la empresa FCC a absorber el contrato del IMSEL e integrarlo en la empresa de limpieza viaria

La Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos de UGT (FeSP-UGT) en Lhicarsa muestra su preocupación por el planteamiento que parece propiciar el Ayuntamiento de Cartagena para dar solución al conflicto laboral de los trabajadores de IMSEL y que pasaría por su total integración en Lhicarsa.

Según ha sabido FeSP-UGT, el Consistorio cartagenero estaría presionando para que fuera Lhicarsa quien asumiera la totalidad del personal del contrato finalizado de IMSEL y que el Ayuntamiento decidió no renovar.

Esta situación podría alterar  las entradas y sustituciones de las y los trabajadores y los contratos de relevo, así como la actual estrategia en materia de recursos humanos que perjudicaría tras la absorción las expectativas de empleo de sustituciones y bolsas de empleo en Lhicarsa, al margen de cambiar sustancialmente las condiciones del contrato en vigor y no cumplir con la máxima impuesta por el Ayuntamiento de establecer una división clara entre FCC y Lhicarsa.

La sección sindical de FeSP UGT en Lhicarsa  teme por la estabilidad en el empleo de muchos de los trabajadores y trabajadoras y muestra su preocupación por los compañeros y compañeras del contrato de IMSEL, pero considera que la protección de sus derechos pasa por respetar las expectativas de la plantilla de Lhicarsa, de sus bolsas de sustitución de empleo y relevo, respetando a los y las trabajadores y trabajadoras que trabajan ya sea temporalmente durante vacaciones contratos de relevo o sustitución en Lhicarsa.

Asimismo, este sindicato muestra su preocupación por  cómo afectará esta posible absorción al reconocimiento de categorías dela plantilla que tantos años llevan desempeñando, así como a las y los que optaban mediante contrataciones temporales a integrarse.

Por ello, FeSP-UGT insta  al equipo de Gobierno municipal a que busque soluciones al contrato del IMSEL, instituto municipal que la alcaldesa, Ana Belén Castejón, disolvió en 2016 y cuyos trabajadores absorbió el Ayuntamiento de Cartagena y que se suponía, seguirían realizando esas funciones tras la integración en el Consistorio, algo que no fue así; una decisión de la que hoy aparecen los resultados.

 

 


 

ÚLTIMOS TWEETS

 

SÍGUENOS EN FACEBOOK

       

IR ARRIBA