Nuevo modelo de cartería

 

Nuevo modelo de cartería

PROSIGUE EL DESGUACE

RUPTURA DEL MODELO DE CARTERIA DE CORREOS
PARA APLICAR EL DE CORREOS EXPRESS (CEX)

PRIMEROS PASOS EN DISTRIBUCIÓN PARA EL TRASVASE
DE LA ACTIVIDAD Y EL EMPLEO DE LA MATRIZ A LA FILIAL

  • Supresión de secciones y distritos para crear “sectores de distribución”
  • Mas movilidad funcional, más cargas de trabajo y más desplazamientos
  • Menos espacio para casilleros (cartas) para meter paquetería de CEX
  • Pérdida de actividad y empleo público en Correos a medio plazo

 

Que estamos asistiendo al desguace de Correos en todas sus facetas, ya no lo discute nadie. Se empezó con los CTA, después con las oficinas y ahora le toca al modelo de cartería. Como es más que evidente, todo apunta a debilitar Correos para engordar a la filial Correos Express mediante el trasvase de actividad y de empleo. Es la aplicación, no del modelo postal francés que defienden CCOO y UGT, sino del modelo “postal” alemán que tanto le gusta a Serrano en el que el pez “chico” (DHL) se comió al “grande” (Deutsche Post), con el consiguiente debilitamiento del servicio postal público, la pérdida del empleo público y la devaluación de las condiciones laborales (privatización de la actividad, con menos derechos, menos salario y mayor precarización).

Serrano, desde las nuevas Áreas de Producción, antiguas de Distribución (el lenguaje es ideología, ya se sabe), está promoviendo la reconversión del modelo de distribución actual (cartería). Obviamente, no se podía esperar otra cosa de los trileros del equipo directivo, con Serrano a la cabeza: lo han hecho, no de frente y a las claras, con negociación, propuestas y contrapropuestas, sino de forma taimada, a escondidas, sin información y engañando a través de las llamadas “pruebas pilotos” (en Madrid, Álava, S.C. de Tenerife, Taco, Tarrasa, Vitoria, León, Villa Real, Marbella) que son, como ya se ha demostrado, el paso previo para, con el menor ruido posible y fragmentadamente, implantarlo posteriormente en todo el país (quieren que el verano que viene esté acabado).

 

LO QUE SE DICE, MINTIENDO A TRABAJADORES/AS, SINDICATOS Y CIUDADANÍA:

  • Que la carta cae y que lo que se está haciendo es necesario para salvar Correos.
  • Que es necesario convertirnos en logísticos, que es lo moderno.
  • Que hay que ajustar costes (será para tapar los despilfarros del presidente -100 millones en publicidad,por ejemplo-).
  • Que hay que ir hacia la “modernidad” porque somos muy antiguos, y que, en definitiva, nos tenemos que adaptar a los nuevos tiempos (recomendamos el visionado de “Tiempos modernos”, de Chaplin https://www.youtube.com/watch?v=4N2tnP1sYpY).

LO QUE OCULTAN, MISERABLEMENTE, A LA PLANTILLA ES:

  • Que la denominada modernización del modelo de cartería no es más que una reconversión en toda regla del modelo de distribución actual que va a perjudicar seriamente la prestación del servicio público, recortar el empleo y empeorar las condiciones laborales de los trabajadores/as de Correos.
  • Que forma parte del llamado Plan Estratégico que se viene explicando, de tapadillo, desde hace meses, en reuniones periódicas, a todas las OOSS, menos a CCOO y a UGT que no asistimos para no dar cobertura a lo que en realidad es un desguace de la mayor empresa pública de este país. De ahí que se está aplicando de tapadillo porque no está aprobado en ningún lado -ni Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, ni Hacienda, ni SEPI-.
  • Que, entre otras cosas, se cargan el binomio un cartero/a-una sección, suprimiendo esta, y suprimiendo además el distrito para crear espacios mucho más amplios y abiertos llamados “Área o Sector de distribución”, una medida cargada de intención y que rompe el modelo actual.
  • Que, con ella, profundizan en el debilitamiento del servicio postal público y de Correos ya que se están achicando, intencionadamente, espacios en las carterías, suprimiendo casilleros, para dejar sitio para la gestión de paquetería, a medio plazo, con personal de Correos Express. Es una clara declaración de renuncia a la carta que, eso no lo dicen, sigue siendo el 80% de la facturación actual de Correos.
  • Que hay una indisimulada apuesta, al estilo del modelo alemán y contraria a la defensa del modelo postal francés que defienden CCOO y UGT, para que la filial (CEX) engorde y se coma a la matriz (Correos), usando los espacios de esta para trasvasarle actividad y empleo de aquella.
  • Que, junto al resto de medidas “modernizadoras” de Serrano, va a conllevar una disminución de la actividad de servicio público que presta Correos y del Empleo que, a fecha de hoy, ya está en 48.000 trabajadores/as, lejos de los 55.000 de hace dos años.
  • Que, con todas las ocurrencias del “desmantelador presidente” Serrano (y el gasto de 100 millones de € en publicidad indicado, y otros tantos en consultoras de “amigos” varios del partido, que todo ayuda), incluyendo el cambio del modelo logístico de CTA, de Oficinas, al que, ahora, se suma el de la Cartería, el Grupo Correos, y la matriz que lo sustenta, siguen perdiendo millones a espuertas (70 este año, 266 el año pasado), pese a que todas las empresas del ramo han tenido beneficios durante la pandemia y este año. ¿Quizás, de ahí, la anomalía de, a 26 de octubre, no presentar los resultados de Correos cuando ya lo han hecho todas las demás?
  • Que el modelo de distribución a implantar se parece sospechosamente al de Correos Express (por no decir que es idéntico) y que con ese mimetismo se está buscando un modelo único de distribución facilitando así que los trabajadores/as de CEX (como en los CTA viene ocurriendo) puedan ocupar los espacios de las carterías de Correos y sustituir, a medio plazo, a los carteros/as de Correos por los de CEX, con el consiguiente trasvase de actividad y devaluación del empleo.
  • Que la precarización laboral para los carteros/as de Correos va a ser evidente: zonas más amplias con menos plantilla, más movilidad funcional, sobrecargas de trabajo, voladura de los Reajustes locales que van a sección, así como de la adscripción del Concurso (algo que sería ilegal).
  • Que se rompe o debilita la “ecuación” cartero/a-servicio público-cliente, eje de una buena prestación a la ciudadanía y de su reconocimiento, al priorizar la rotación y la impersonalización productiva, con la consiguiente pérdida de calidad del servicio postal público y el deterioro de la imagen de Correos.

CCOO y UGT rechazan estas recetas pretendidamente salvadoras -las impugnarán judicialmente en lo que incumplan la legalidad- que beben de las fuentes directas del informe de Airef a julio de 2019 “sobre la evaluación y la prestación del SPU”, aquel que indicaba que “había 3 modelos de red operativa: distribución ordinaria, urgente y Correos Express” y que también señalaba el camino a seguir: “la necesidad de converger y transformarse en una red única, para una mayor eficiencia y rentabilidad”. Unas recetas que Serrano está siguiendo al pie de la letra, con la ayuda de algún mediador contratado millonariamente para convencer a CCOO y a UGT de que están equivocados (con poco éxito, todo hay que decirlo), y que está suponiendo un suculento negocio para consultoras de amigos del partido y de fuera del partido, y poniendo las bases a una futura privatización que no pocos poderes políticos y económicos están aplaudiendo con entusiasmo.

Esto está muy lejos de responder al giro social que el Gobierno está proclamando a los cuatro vientos, del que está dejando fuerasin duda alguna, a Correos. Aunque visto el giro neoliberal que está haciendo en la reforma laboral, ni nos sorprende, ni nos extraña. POR ELLO, CCOO Y UGT VAN A INICIAR UNA SEGUNDA FASE DE MOVILIZACIONES EN NOVIEMBRE Y HASTA MARZO-ABRIL, que darán continuidad a las desarrolladas en el primer semestre del año, cuyo objetivo es rechazar de plano el Plan de desguace de Correos y exigir al Gobierno de España que el giro social también llegue a Correos.

Lo que, para ambos sindicatos significa la defensa clara de un Modelo Postal Público que vertebre nuestro país social, económica y políticamente, mediante un servicio postal universal asequible y accesible y suficientemente financiado (220 millones frente a los 110 reflejados en las LPGE de este año y del 2022), prestado por el operador público de referencia, Correos, al que se debe fortalecer mediante la dotación de un verdadero Plan Estratégico y de Inversiones que, en lugar de debilitarlo y fragmentarlolo refuerce como matriz y eje central de un cambio del que los/as profesionales postalones deben ser, no víctimas, sino protagonistas y depositarios.

 

LO SUYO VA DE DESGUACE, LO NUESTRO DE MODELO POSTAL PÚBLICO

¡¡¡NO A LA RECONVERSION!!!

 

 

Leer UGT comunicado conjunto

 

 


 

ÚLTIMOS TWEETS

 

SÍGUENOS EN FACEBOOK

       

IR ARRIBA